domingo, 27 de noviembre de 2016

La educación de las Gilmore

Por mucho que ahora tenga una perfumería, supongo que en mi fuero interno sigo siendo la wannabe de Mary Poppins que terminó la carrera de Magisterio de Primaria convencida de que quería ejercer. Quizá porque de casta le viene al galgo ahora disfrutaría haciéndoles un Supernanny a esos niños insoportables que lo tienen que tocar todo en mi tienda mientras sus madres les dicen "estate quieto/a que la chica se va a enfadar" y admiro de corazón a aquellos pocos que saben comportarse, porque haberlos hay, y yo les daría un besazo antes de que salieran por la puerta. A los niños y a sus madres.

Parece ser que  el hecho de no ser madre me impide tener una opinión formada sobre la educación de los hijos, qué más darán los cuatro años de carrera. Y yo, que tengo dotes para la diplomacia, me callo y sonrío, porque pocas veces alguien llega a quebrantar mi paciencia. Supongo que todo se fue al traste cuando hasta para los padres el profesor dejó de ser un aliado y se convirtió en el enemigo a batir. Pensándolo bien, de buena me he librado.

Pero hoy el enésimo titular de "Cómo incrementar la inteligencia de tu hijo" ha movido algo dentro de mí, y aquí estoy, esperando que mis compañeras de piso se levanten para ver a las Chicas Gilmore y buceando en las profundidades sobre mi políticamente incorrecta opinión. Y pienso en lo realmente idílico que es haber sido la madre de Rory, pero que Lorelai le inculcó tres cosas fundamentales: seguridad en sí misma, curiosidad por el mundo y educación. ¿Acaso no podría ser así de simple?

Porque a mí la palabra curiosidad me encanta, siento demasiada debilidad por esos niños que todo lo quieren saber. Siempre me ha parecido que esos van a llegar mucho más lejos que aquellos que sus padres les obligan a hacer ejercicios para convertirse en unas mentes privilegiadas.


En fin, que espero que éstas se levanten pronto porque me muero de ganas de poner Netflix echando humo.

No sé cuando, pero volveré.


P.D.: Acabo de enterarme que hoy es el día del Profesor. Qué sincronización la mía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada